INDUSTRIAL ROCK GOTH POST-PUNK EXPERIMENTAL ELECTRONICA EBM ... FORUM   MYSPACE   LAST.FM   FACEBOOK    
CONTACTO CRÉDITOS COLABORA  
Login

Diseños

(3 diseños)

Menú

Buscar

SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX Solutions (http://inboxinternational.com)
Contenidos > Memorabilia > Archivo > Festivales > Crónicas > 2007 - Primavera Sound 07´
2007 - Primavera Sound 07´
Publicado por Atari Baby el 31/1/2008 (866 lecturas)
El jueves pasado comenzó el Primavera Sound y por supuesto allí estuve. A continuación encontraréis una crónica de los tres días, que desafortunadamente se me pasaron volando. Todavía no me he dignado a quitarme la pulsera correspondiente al abono, muy a pesar de encontrarse arrugada e incluso manchada de sangre.

Jueves:





Melvins: Fueron los primeros a los que vi, pero sólo durante un momento porque estaba actuando el hijo de Anthony Perkins en otro escenario y queríamos ver cómo defendía su álbum de debut en directo, así que me limitaré a decir que los escasos minutos que pasé viéndolos fueron potentes. Cabe destacar la reacción de los gafapastas que llegaban despistados y se los encontraban tocando: descojone (por eso de que no iban de modernos, supongo), miradas cómplices entre los de su especie y huída pasados unos 5 segundos.

Elvis Perkins: Obviamente es el susodicho descendiente de Anthony Perkins. Es innegable que el chaval tiene talento y mucho, no obstante llega a resultar monótono y algo soporífero. Yo fui de las (relativamente) pocas personas que vieron su concierto de principio a fin, incluso mis acompañantes (que en principio tenían bastante interés en verlo) se piraron porque a la hora de la verdad prefirieron echarse unas porciones de pizza al estómago a verlo actuar. En fin...

Smashing Pumpkins: Sin duda alguna el plato fuerte de la noche, indumentaria extravagante y sus temazos de siempre (bueno, aparte del nuevo single), pese a conservar tan sólo a un 50% de su formación original no decepcionaron a nadie. Si algo les falló fueron esos tres temas acústicos seguidos que metieron hacia la mitad durante los cuales el público casi se duerme, pero por lo demás geniales.

White Stripes: Jack White muy bien, Meg ya se sabe que no aporta demasiado... Sonaron bien y dieron un concierto entretenido, aunque a mí personalmente no acabó de llenarme.

Viernes:

Billy Bragg: Grande como él solo, a partir de ahora me referiré a Billy como Dios. Dio su concierto (que constó únicamente de él y de su guitarra eléctrica) en el Auditorio en vez de al aire libre, y bueno, es bastante bizarro eso de meterte en un recinto cerrado a oscuras y sentarte en una butaca en un festival de verano, incluso él lo mencionó, pero con más gracia que yo, claro... y es que su actuación fue 50% concierto 50% monólogo, ambas cosas brillantes a más no poder. Si alguna vez se cansara de tocar siempre podría meterse a cómico; tras verlo en acción puedo permitirme el lujo de afirmar que incluso Jerry Seinfeld palidece en comparación :P.

En un momento dado decidió hacer un cover y nos dio la opción de escoger entre una canción de Bob Dylan y otra de Elvis Presley. Hizo que encendiesen las luces y que levantásemos los brazos para votar, si me conocéis mínimamente habréis deducido que yo opté por El Rey, pero como era de esperar en un festival como el Primavera Sound me encontré entre la absoluta minoría. De todas formas el tío en un principio se pasó el resultado de la votación por el forro de donde ya sabéis y prescindió de Bob Dylan tocando Superstar de los Carpenters (fue capaz de conseguir que sonase decentemente y todo) y alegando posteriormente que lo hacía porque cuando los ofrecía como tercera opción nadie los escogía, y que no teníamos por qué avergonzarnos de que nos gustasen :P. De todas formas en mitad de la canción dijo que a la mierda y entonces creo recordar que sí que se puso con una de Dylan. También nos deleitó tocando el comienzo de Folsom Prison Blues del grandísimo Johnny Cash para ilustrar una anécdota personal con la que estaba relacionada.

De todos los consejos basados en su experiencia que dio a lo largo del concierto me quedo con el de "si alguna vez veis a alguien vestido de pingüino otorgadle el beneficio de la duda". Ahí queda eso.

X Wife: Vimos bastante poco de ellos (algo menos de un cuarto de hora) porque habían comenzado mientras tocaba Billy Bragg, además en nada empezaba Jay Reatard en el escenario de al lado y yo me moría por verlo. Pero vamos, que el tramo de actuación que presencié fue bastante enérgica, de no haber sido porque tenía una prioridad máxima (Jay) me hubiese quedado a verlos hasta el final.

Jay Reatard: Actualmente le sobran unos kilos y se peina como una abuela, pero aún así me pone igual. Se pasó el concierto abriendo cervezas con los dientes y tirándolas al público con toda la mala leche del mundo, sin dejar una sola pausa para aplausos entre canción y canción, escupiendo a la audiencia, etc. ESO ES PUNK y lo demás tonterías. Acabó yéndose después de media hora de haber empezado sin despedirse tras ser cortado por los técnicos por eso de que se le estaba yendo demasiado la olla.... Sobra decir que me quedé con ganas de más y seguro que no fui la única.





Blonde Redhead: Como Jay fue tan breve sobró tiempo, así que probamos a verlos, pero estuvieron nefastos, razón por la cual aprovechamos para ir a cambiar los tickets de las cervezas del jueves por unos para el viernes porque resulta que no servían los mismos para todos los días. Claro, que eso no te lo dicen cuando los sacas, normal que todo el mundo cayese en el error de comprar a saco el primer día y el segundo se formasen unas colas monumentales para hacer los intercambios.

One-Two: Llegamos un poco tarde a verlos por el rollo de la cola de los tickets y porque el hambre apremiaba y de paso nos paramos a comprar unos perritos calientes. Fue el único grupo de cuantos vi en el festival que se las apañó para conseguir hacer bailar desenfrenadamente a TODO su público y eso tiene cierto mérito.

Band of Horses: Sin duda alguna son geniales, pero entre que el público estaba masificado, que coger un buen sitio era inviable y que les surgían demasiados problemas con el sonido decidimos irnos temprano hacia el escenario de Maximo Park para pillar una buena posición.

Maximo Park: Modest Mouse empezaban media hora más tarde y sinceramente hubiese preferido verlos a ellos, pero obviamente también terminaban después y yo estaba interesada en acudir al escenario en el que tocaban Girls Against Boys (mi prioridad absoluta) cuanto antes, así que opté por el concierto de Maximo Park, que al menos podía verlo entero. Pero vamos, que al fin y al cabo mereció la pena, principalmente por el cantante, que es la leche.

Girls Against Boys: Una pasada, estuve en la segunda fila y me dejé media vida (repartiendo y recibiendo empujones, pisotones y codazos a muerte), además mis acompañantes se negaron a tomar parte y se fueron a coger sitio en el escenario de los putos Planetas dejándome más sola que la una, pero sin duda alguna mereció la pena jugarme el estado de salud. Y es que Girls Against Boys fueron la principal razón por la que me saqué el abono. Ofrecieron un gran concierto en el que no faltaron temas clave como Kill the Sex Player o Superfire. Siguen tal cual estaban a principios de los 90, conservando el mismo estilo en todos los aspectos, además Scott (el cantante) no ha perdido un ápice de su atractivo físico, de hecho yo diría que en persona gana incluso más. Por cierto, nos explicó de dónde salió el título Venus Luxure No.1 Baby, que casualmente tiene su origen en Barcelona.

Los Planetas: Los detesto y no me explico cómo han conseguido llegar tan lejos con un tío al frente que no tiene voz ni carisma pero sí un gravísimo problema de vocalización. Aunque reconozco que un par de temas suyos me gustan bastante, pero para mi desgracia sólo tocaron uno de ellos y encima tuve que aguantar hasta el final para escucharlo porque fue cuando lo tocaron (era de esperar) así que exceptuando el par de minutos que duró el tema en cuestión el concierto me resultó insufrible. Le había otorgado el beneficio de la duda a su directo, pero obviamente no mejoró mi opinión sobre ellos.

Built To Spill: No vimos el concierto entero, pero sí lo suficiente para saber que sonaron bien y reunieron a mucho público, eso sí, fallaron al recrearse excesivamente con el final del concierto.

Hot Chip: No los vi, pero os aseguro que no fue por falta de interés sino por la incompetencia de los de las casetas de información que nos dijeron con toda seguridad que se había producido un cambio en el horario y que tocarían al día siguiente... obviamente NO fue así. Ya es la segunda vez en pocos meses que tocan en Barcelona y me los pierdo por una razón absurda.

Sábado:





Jonathan Richman: Ahora entiendo a la perfección el estribillo de aquella canción que Nerf Herder le dedicaron "Please God, don´t let me end up like Jonathan Richman". Y es que el tío está como una puta cabra. Prácticamente todos los temas los cantó en español, abrió con uno cuya letra decía "a qué venimos si no a fracasar, a qué venimos si no a caer" y cerró con el mismo después de una muy insuficiente (por la duración, no por el contenido) media hora. Entre medias se marcó unos característicos bailes y también unos cuantos chistes. Al igual que el de Billy Bragg el concierto de Jonathan tuvo lugar en el Auditorio y puedo afirmar que fue el más bizarro del festival con diferencia, al menos de cuantos yo presencié.

The Long Blondes: Como Jonathan se dio tanta prisa en terminar nos quedó tiempo para verlos. El tramo de concierto que vi fue entretenido, pero nada especial, así que no me explayo.

Koacha: Reminiscentes de Franz Ferdinand, me sorprendieron gratamente. Cuando empezaron a tocar sólo estábamos cuatro matados viéndolos, pero poco a poco consiguieron atraer y hacer bailar a más gente hasta el punto de acabar el concierto habiendo ganado un montón de público que claramente quedó entusiasmado con ellos. Y es que no era para menos, el cantante (majísimo él) llegó a bajar del escenario para ir saludando a gran parte de los espectadores uno por uno, pero eso sí, contaba con un gran aliciente: la cerveza... y es que no dudaba a la hora de tomar prestados los vasos de sus espectadores para meterse algún que otro trago de cada uno... no lo culpo :P. Pero lo mejor del grupo era sin duda el bajista, que aparte de ser monísimo iba disfrazado de tenista retro, con raqueta incluida.

Architecture In Helsinki: Al parecer gustaron bastante. Yo sólo llegué a escucharlos durante un par de temas y sinceramente, se me escapan.

The Good The Bad & The Queen: Grupo compuesto por el cantante de Blur, el bajista de The Clash, el guitarrista de The Verve y no sé quién más. Casarían muy bien en sus respectivos grupos, pero aquí la mezcla no cuaja. Ofrecieron la que posiblemente fuera la puesta en escena más elegante de todo festival, pero con eso no basta. El concierto en sí fue soporífero a más no poder.

Sonic Youth: Son Sonic Youth ¿qué más queréis que os diga?. Sobra decir que estuvieron francamente bien.

Buzzcocks: Es uno de mis grupos predilectos de todos los tiempos y disfruté a lo grande viéndolos, pero aún así seré objetiva: ni de lejos sonaron todo lo bien que podrían haberlo hecho.

Wilco: Muy bien, pero a esas horas de la madrugada y después de tres días de conciertos a tope el cuerpo ya no nos aguantaba más y dado que no nos encontrábamos en condiciones de apreciarlos lo suficiente decidimos largarnos a dormir mientras todavía seguían tocando.

Fin de la crónica. Si habéis llegado hasta aquí recibid mi admiración ante vuestro aguante.
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior 2007 - Fiesta Presentación FEA 07´
Module File for xcgal Not Found!Module File for weblinks Not Found!