INDUSTRIAL ROCK GOTH POST-PUNK EXPERIMENTAL ELECTRONICA EBM ... FORUM   MYSPACE   LAST.FM   FACEBOOK    
CONTACTO CRÉDITOS COLABORA  
Login

Diseños

(3 diseños)

Menú

Buscar

SmartSection is developed by The SmartFactory (http://www.smartfactory.ca), a division of INBOX Solutions (http://inboxinternational.com)
Contenidos > Grupos > Discografías > Black Light Burns - 2007 - Cruel Melody
Black Light Burns - 2007 - Cruel Melody
Publicado por Thedesert el 24/1/2008 (599 lecturas)
Black Light Burns - 2007 - Cruel Melody
I Am Wolfpack

Género: Rockl Industrial

Nota: 7.5

Black Light Burns es un nuevo proyecto paralelo de Wes Borland, el ex-guitarrista de Limp Bizkit, tras formar bandas como Bigdumbface o The Damning Well (banda con la que coincidió con Richard Patrick y Danny Lonner), un proyecto que tiene muchos números para convertirse en una banda estable.

Wes fue ayudado en este primer disco, Cruel Melody, por músicos tales como Josh Freese (actual batería de Nine Inch Nails), el teclista Josh Eustis (Telefon Tel Aviv) o los ex-Nine Inch Nails, Danny Lohner y Charlie Clouser. Una alineación de lujo para el estudio que cambia sustancialmente en directo, pues en ese momento Black Light Burns pasa a ser integrado por Wes Borland (Voces y Guitarras), Marshall Kilpatric (Batería, anteriormente en The Esoteric), Nick Annis (Guitarra salido de Open Hand y Turn of the Screw) y Sean Fetterman (Bajista, también anteriormente en Turn of the Screw).
No acaba ahí el personal implicado en este grupo pues Ross Robinson, uno de los más relevantes productores de la década pasada, acoge a la banda dentro de su sello I Am: Wolfpack.

El resultado de esta interesante colaboración no podría ser más resultón: un híbrido entre Queens Of The Stone Age, Limp Bizkit y Nine Inch Nails. Una banda de rock directo pero detallista con especial atención en las melodías y los efectos electrónicos. Cruel Melody es un disco de rock contemporáneo con un sonido sumamente cuidado.
Desafortunadamente es un disco que dentro de sus trece temas tiene cortes de relleno que le restan interés, sobretodo a partir de su último cuarto de hora con canciones que matan el ritmo y hacen variar sustancialmente la tónica del álbum. Pero dentro de los grandes aciertos está el hecho de mezclar con gracia el guitarreo de bandas como Qotsa con las oscuras bases de NIN. Así empieza el disco con la trepidante Mesopotamia con Borland a las voces (imitando el estilo vocal de Josh Homme de Qotsa) e incorporando unas frenéticas baterías y efectos electrónicos a mitad de canción. Un tema rockero y oscuro que se convierte desde el primer momento en el tema más emblemático del disco. Le sucede Animal, canción que podría haber salido de una Dessert Sessions de no ser por su sucia base, que goza de un estribillo muy cercano al estilo de Mark Lanegan.

En Lie, el tercer tema y primer single del álbum, la cosa cambia y las guitarras suenan realmente heavys recordándonos a la banda de donde procede Wes, Limp Bizkit, pero a la vez a Nine Inch Nails por su base electrónica. Es la primera vez que Wes explota gritando rabiosamente. No hay que olvidar tampoco el inmenso trabajo de Danny Lohner al bajo en este tema. Cruel Melody es otro homenaje a Qotsa con una base más orgánica cantada a dúo entre Wes y la bella Carina Round. Otros invitados con destacadas participaciones en el disco son Johnette Napolitano, que ayuda a Wes a las voces en I Am Where it Takes Me, Sam Rivers (bajista fundador de Limp Bizkit) en I have a Need y Sonny Moore en Coward. Como veis el elenco de músicos implicados en esta banda es prácticamente inacabable.

El disco sigue la tónica de combinar riffs rockeros o metaleros con algo de oscuridad hasta New Hunger, donde comienza el polémico último cuarto de hora con ritmos más lentos y atmósferas más intimas incorporando violines y violonchelos. Los dos últimos temas, I Am Where It Takes Me y Iodine Sky, son tan relajados que matan totalmente la dinámica rockera del disco, pero el caso de Iodine Sky es más sangrante pues son más de ocho minutos de ambient languidísimo y experimental que en un disco como Low de David Bowie se comprendería pero que aquí es bastante incomprensible con lo cual te despides con algo de mal sabor de boca.

Un disco algo irregular pero con diez temas realmente interesantes.
  Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo

Explorar artículos
Artículo anterior Big Black - 1987 - Songs About Fucking Blood - 2005 - Psike Artículo siguiente
Module File for xcgal Not Found!Module File for weblinks Not Found!